Comprender lo incomprensible

por | 15-Ago-2018 | Artículos

«Yo sólo sé que no sé nada » (en griego clásico ἓν οἶδα ὅτι οὐδὲν οἶδα, hèn oîda hóti oudèn oîda; en latín scio me nihil scire o scio me nescire) es un conocido dicho que se deriva de lo relatado por el filósofo griego Platón sobre Sócrates. Asimismo está relacionado con una respuesta oracular de la pitonisa de Delfos, que a la pregunta «¿Quién es el hombre más sabio de Grecia?» respondió: «Sócrates».

ref. Wikipedia

Hablaba en un artículo anterior sobre la importancia estratégica y crítica de la computación cuántica en la Internet de las Cosas (IoT), así como los riesgos. Hasta ahora la ciberdelincuencia se manifestaba en el ataque a sistemas de información, bien para robar datos, bien para provocar la saturación y dejar fuera de servicio a servidores críticos, etc. La Internet de las Cosas amplia el radio de acción a cosas tangibles y cotidianas como vehículos, aviones, nuestra propia casa, pudiendo convertir estos objetos cotidianos en una trampa mortal.

Poder desencriptar y acceder a sistemas críticos también es objeto,como no, de interés de los Estados que pugnan por expandir su poder y control sobre poblaciones, territorios o recursos. Ser los primeros en disponer de ordenadores cuánticos es máxima prioridad, aunque los ciudadanos de a pie no seamos conscientes de lo que hay en juego.

En una conferencia divulgativa sobre física cuántica a la que asistí, tuvimos ocasión de intercambiar impresiones con el ponente durante el descanso y le confesamos, que a pesar de que el nivel de la audiencia era mayoritariamente de ingenieros cualificados, no lográbamos entender la lógica de lo que se nos acaba de explicar, la respuesta del experto fue que no lo entenderíamos nunca, ni ellos mismos (los expertos) lo entendían, lo que sabían era por formulación matemática. La lógica cuántica está por encima de nuestra propia lógica, nuestro cerebro es tan complejo que no podemos comprenderlo y si fuese más simple (sería al mismo tiempo el objeto observado y la herramienta de observación), seríamos tan “tontos” que tampoco podríamos comprenderlo.

A pesar de la imposibilidad ontológica de comprender la física cuántica, el hecho de manejar ni que sea de manera tosca y a ciegas algo que nunca comprenderemos, su aplicación a la computación cuántica tendrá unos efectos de enorme trascendencia en la civilización humana.

El mensaje que quiero resaltar con este artículo es que a pesar de no comprender muchas cosas del Universo, existen, el hecho de que escapen a nuestra comprensión no ha de ser motivo para tirar la toalla y abandonarlas, al contrario, cualquier intento de aproximación, de codificar la realidad incomprensible dentro de los limitados parámetros humanos, puede resultar de gran utilidad y repercusión para el planeta.

Pin It on Pinterest

Share This