Seguridad o comodidad?

por | 21-Jun-2018 | Artículos

Es una cuestión evidente y básica, tanto, que resulta incuestionable: la seguridad de las contraseñas que empleamos. Podemos invertir en I+D, desarrollar un modelo de negocio ganador y perderlo todo en un instante…

Los peligros de la vida son infinitos, y la seguridad es uno de ellos“.
Goethe

En un congreso de seguridad informática al que asistí, apareció en el escenario una persona que vestía de forma sencilla, de aspecto afable y cargado de sentido común. “Las empresas grandes gastan ingentes cantidades de dinero en seguridad y a menudo descuidan lo más elemental. La primera lección sobre seguridad informática que doy a los ejecutivos de mis empresas cliente es que una papelera es …una papelera, no una destructora de papel. La segunda cosa es la evidencia de que la longitud de las contraseñas es inversamente proporcional al cargo y responsabilidad de los empleados: el último becario en entrar tiene una contraseña de 34 caracteres y el Director General suele utilizar <<Pepe>> o su fecha de cumpleaños.”

Cada día son más las claves que ponemos en uso en las aplicaciones de los más diversos dispositivos y es frecuente encontrar quién las guarda en un Excel, en un documento de Word, de papel y en otros casos, ni se anota, se usa la misma para múltiples servicios. Esto ocurre porque resulta farragoso inventar una nueva contraseña, hacerla complicada y segura, teclearla y para colmo, renovarla cada cierto tiempo. Comodidad y seguridad parecen antagónicas, además también estamos demasiado confiados en que no ocurre nada, pero un simple vistazo a la prensa nos muestra que el panorama es muy preocupante, he conocido empresarios a los que les han “secuestrado” el disco duro (por encriptación no consentida) y pedido un rescate, a otros les han suplantado la cuenta de correo y realizado actividades ilegales desde la misma, por no hablar de acceso a información bancaria.

Medidas de seguridad a tomar hay muchas y hoy no pretendo ser exhaustivo, sobre todo la más elemental es el SENTIDO COMÚN. La herramienta que presentamos hoy, LastPass tiene la virtud de sumar dos conceptos antagónicos para los usuarios: seguridad y comodidad. Existen versiones free y Premium (sólo por 1 $ al mes).

El uso es bien sencillo, se trata de una aplicación que se instala en el PC, Mac o dispositivos móviles (sólo Premium), los datos se almacenan centralizados en el servidor de LastPass, donde están protegidos mediante cifrado AES de 256 bits, algoritmos hash con sal y PBKDF2 SHA-256. También existe la app para móviles a la que podremos acceder con autenticación por huella dactilar si nuestro móvil incluye esa función.

Sólo es necesario recordar una contraseña maestra para acceder a nuestra cuenta desde cualquier dispositivo donde tengamos instalado LastPass y las contraseñas almacenadas estan sincronizadas automáticamente en todos ellos.

Las contraseñas, nombres de usuario y URL (dirección web) de las diferentes aplicaciones se guardan ordenadamente en una ficha, su introducción puede hacerse manual o automática la primera vez que accedemos.

Otra utilidad muy interesante es el generador de contraseñas nuevas cuando las necesitamos por primera vez o para actualizarlas periódicamente, así no hemos de perder tiempo pensando qué nueva password usar ni qué requisitos debe tener para ser segura, LastPass lo hace en un instante y lo graba al momento.

Tiene aún más funciones, descúbrelas en su página web: www.lastpass.com/es/

Pin It on Pinterest

Share This