El arte de comenzar a emprender

por | 13-Jun-2018 | emprender

“Es tiempo de organizar fuerzas y recursos para hacer frente al reto con éxito. La disciplina es la clave”
I Ching. Hexagrama 7: El Ejército.

“La inspiración existe, pero debe encontrarte trabajando”.
Pablo Picasso

Emprender una idea es iniciar algo que requiere una dedicación o esfuerzo con el objetivo de crear y transformar una idea en realidad. Pero esto, que debería ser algo habitual entre los seres humanos, se ha convertido en algo muy poco usual.

¡Eureka!

Todo cambio o avance es consecuencia de una idea que puede aparecer de pronto o porque se busca con esfuerzo y pasión y con la que se busca satisfacer una necesidad o solucionar un problema.

El primer obstáculo: tú mismo.

  • De la idea a su materialización hay un paso, que puede convertirse en un abismo para el emprendedor.
  • Y decimos esto porque a partir de este punto empiezan las preguntas existenciales:
    • ¿Voy a abandonar mi zona de confort para materializar esta idea?
    • ¿Cómo la voy a materializar si mis recursos son limitados y siendo un outsider en el Sistema, mis posibilidades son mínimas?
    • Quizás me equivoco. ¿Y si no funciona?
    • ¿Cómo hacer que confíen en mí y en mi idea?
    • ¿Cómo lo hago?
  • Este diálogo interior es absolutamente habitual pero nunca debe convertirse en una especie de autocensura, a la confianza en nuestra idea. Ya surgirán factores externos que intentaran frenarnos, cuestionarnos y hacernos perder la confianza en nuestra idea. Por tanto… ¡no nos convirtamos en nuestros propios censores!.

¡Lo tengo claro. Voy a seguir adelante pese a todo!

  • Si has conseguido salir del bucle de la duda y seguir adelante… ¡toca ponerse a trabajar duro!.
  • ¡Vive este proceso con entusiasmo porque es el paso más emocionante del proceso que has iniciado!.

Ha llegado la hora de ponerse manos a la obra.

  • Si has llegado hasta aquí, es que ha llegado la hora de ponerse a trabajar.
  • Para ello algunos consejos previos:
    • Establece un estricto método de trabajo basado en el realismo más crudo y no tan solo a partir de lo que a ti te gustaría que fueran las cosas.
      • Ordena tus ideas y los pasos que vas a seguir mediante una Hoja de Ruta.
      • Define las acciones concretas para desarrollar tu idea en forma de proyecto.
      • Realiza un DAFO
      • Elabora un Business Plan que cubra todos los aspectos de desarrollo de tu proyecto tanto a corto como a medio/largo plazo.
    • Y no olvides, que nunca puedes ser un experto en todo.
    • Ten siempre en cuenta que tus capacidades no son ilimitadas y que lo sabes todos.
    • Por tanto, para todos aquellos aspectos que no controlas, busca siempre la ayuda de expertos. Su colaboración en la génesis de tu proyecto generará valor para el mismo y siempre será una buena inversión y nunca un gasto.

Algunos consejos como punto de partida.

Para acabar y a modo de resumen: si has llegado hasta aquí, dos consejos:

  1. No renuncies ni infravalores nunca a tu capacidad de aportar soluciones innovadoras a problemas y necesidades no resueltos.
  2. ¡No te arrugues ante los fracasos y sigue emprendiendo!.
  3. ¡Sigue siempre un método de trabajo!. ¡Nunca improvises!.
  4. ¡No eres un superhéroe!. ¡Solo eres un emprendedor!. Todos necesitamos la ayuda de expertos para ayudarnos a cubrir nuestras carencias técnicas. !Busca la ayuda adecuada y tú, céntrate sólo en emprender!.

Pin It on Pinterest

Share This